Taxonomías y arte electrónico

Sobre la visita de Mariela Yeregui a Conectar Lab

Octópodos sisíficos, bicéfalos, cangrejos, proyecciones, axolotls, robots microfonados y robots emocionan, imagen en tratamiento, pantallas, formatos.

De todo eso terminó hablando Mariela Yeregui, al llegar al LAB para presentar su trabajo bibliográfico.  Con un perfil en permanente reinvención,  es  licenciada en Artes de la UBA, habiendo estudiado en  la escuela del Instituto Nacional de Cinematografía y Magíster en Literatura por la Universidad Nacional de Costa de Marfil, sigue ahora su camino doctoral.

Además de un recorrido por su último “Taxonomía. De formatos de pantalla en la era digital”, su exposición recorrió su trayectoria personal, y los cruces que proponen hacer sus investigaciones. En “Taxonomías” buscó generar agentes autónomos físicos, con pantallas embebidas, haciendo que éstas formen parte de la naturaleza constitutiva del ser.” 

Ella gestó -y así lo siente, la Maestría en Tecnología y Estética de las Artes Electrónicas de la UNTREF  y actualmente co-dirige la Licenciatura, junto a Mariano Sardón. Al hablar de esta propuesta académica, no deja de aclarar cómo su nexo con la institución y el programa, hacen de ambos espacios, sus verdaderos espacios: “No tenemos una maestria donde  la gente viene, cursa y se va. Se genera un sentido  de pertenencia a través de fuertes vínculos humanos y por eso vamos cambiando, año a año para amoldarnos a los alumnos. No dejamos de reinventarnos. Estamos orgullosos de ella.” 

Habla sobre (y con) la efervescencia y la vorágine en la que produce y gestiona presentaciones, proyecciones, nuevas propuestas y por sobre todo nuevas investigaciones. Porque ese es un campo que en las artes electrónicas está aún sin muchos desarrollos. Y de eso se está encargando, de dar respuestas a ¿Cómo y de qué manera se vincula el arte con la tecnología? ¿Cómo se produce conocimiento en este ecosistema? ¿Cómo, si no es  en el marco de una investigación, pueden expandirse las artes electrónicas?

En este sentido, orienta a sus tesistas, a pensar en que esa producción no puede ser meramente téorica,  las reflexiones no tienen que ser descripciones de las obras. “Los artistas tienen que pensar y hacer. El formato tesis/obra es complejo, es todo un proceso pero ahí está la clave: en pensar de otra forma.”

Mariela, es una profesional incansable que no para de tejer redes y generar espacios para seguir creciendo, estudiando, pensando, investigando, proyectando. “Se vienen años para llegar al interior, para pensar alternativas, para estudiar la computación afectiva.”

Deja un comentario

 

Últimos artículos

Big Brain Project

Todos somos inventores*

Abrir la caja negra