PrintLabs: Laboratorios de hackeo textual

En la era de los incunables digital

Viviendo en la era de los incunables digitales

La aparición del Kindle en el año 2007 y la de la iPad en el 2010 han cambiado de forma irreversible el futuro de la lectura. Como bien dijo José Antonio Millán enLeyendo Pantallas una nota reciente en El Paísaunque el contenido sea el mismo, el soporte determina inevitablemente nuevas estrategias de lectura, que se van complejizando y adoptando perfiles cada vez mas diferenciales a medida que nos vamos separando del papel, y a medida que nos vamos sumergiendo en la pantalla.

Estamos viviendo en la era de los incunables digitales. Esta no se inició ni en el 2007 ni en el 2010, empezó una década y media atrás tal como dimos acabada cuenta de ello en el capitulo 4 “Portabilidad de documentos e intercambio electrónico de nuestro” libroPost-Televisión. Ecología de los Medios en la era de Internet (Paidós, 1998), y está afectando de tal manera a la ecología de la lectura que ya no hay vuelta atrás.

Segun datos del INE en España en 2011 el número de libros impresos se redujo un 24.4%, mas del 20% de las licencias ISBN que se emiten en España son para contenidos digitales. En 2011 se vendieron 500% mas de dispositivos de lectura electrónica que en el año 2010.

El lector medio de libros digitales lee 24 al año, mientras que el lector en papel lee una media de 15. En España no llega a tres millones el número de personas que leen libros en formato digital (en AL sos bastante menos). En 2010 representaban el 4,3% de todos los lectores. En diciembre de 2011 ya eran el 6,8%, según el estudio Hábitos de lectura y compra de libros en España 2011 que publica la Federación de Gremios de Editores de España.

Son numerosos los factores que incidieron para que la lectura electrónica alcanzara velocidad de escape. Uno de los mas llamativos fueron precisamente los lectores (se han vendido ya mas de 140 millones de iPads, 280 millones de iPhones, 500 millones deSmartphones Android y un número varias veces millonarios de Kindlesque Amazon se niega a inventariar). Sin contar con que la existencia de programas como el Kindle for Mac y el Kindle for Windows (y la opción de usar el Amazon Cloud Reader para los usuarios de Linux o BlackBerry) multiplica por centenares de millones estas posibilidades.

En el caso particular de nuestro país un factor que podría llegar a ser un desencadenante muy especial de los alfabetismos digitales ha sido la distribución de mas de 2.200.000 computadoras que hoy están en manos de chicos de 13 a 17 años (habiendo ingresado ya unas decenas de miles en la universidad de la mano de los egresados de los años 2010 y 2011) y que podría amplificar masivamente esta migración.

Mas allá de la dicotomía lectura microscópica vs lectura macroscópica

Si bien los procesos de alfabetización masivos datan de hace 2 o 3 siglos y encarnaron finalmente en las universidades para todos de los años 1960, hasta ayer nomás la lectura se escindía en dos grandes categorías: la microscópica, profunda, detallada, universitaria, letrada, técnica y la macrosocópica mas ligada a lo audiovisual, lo liviano, el esparcimiento, lo popular en sentido amplio.

La aparición de las Big Humanities (acompañando con un retraso de 30 años a la Big Science) abre una espacio inesperado y complejo para la competencia lectora dejando en offside a las industrias del papel que hasta ahora habían centrado sus capacidades de publicación en el papel atendiendo a alguno de esos dos públicos disjuntos, mayoritariamente el primero. Viendo escurrírsele de las manos al segundo, a manos de la industria audiovisual, de la que forman parte pero de modo inorgánico y sin convicción.

Mientras, la aparición del Big Data permite nuevas formas de lectura que vinculan lo cuantitativo con lo cualitativo y abren nuevas experiencias de lectura que trascienden la dicotomía alta cultura vs cultura popular, y permiten usar herramientas cuantitativas para, detectar las experiencias como lectores de millones de personas, diseñar nuevas experiencias de gestión del sentido y sobretodo convertir a los elcytoers en autores de distinto nivel de intensidad y sagacidad.

Asi las cosas se abren varias alterativas para las editoriales cuyo examen y puesta a punto podría hacerse en un laboratorio de diseño de la lectura digital o PrintLab

Areas a trabajar

  1. Conversión de los catálogos actuales en epubs para la difusión en nuevos mercados (precios diferenciales, políticas de promoción, alianzas con colectivos e instituciones)
  2. Rediseño y “repurposing” de títulos técnicos, de ensayos y de libros de textos en formatos enriquecidos que vayan ampliando los grados de interactividad e inmersión con el material mas tradicional (desde el control de lectura a la ilustración, desde el linkeado de referencias a las anotaciones grupales, desde la lectura lineal a la lectura hipertextual).
  3. Diseño de nuevas experiencias de contacto/reapropiación con/de la información a partir de ejemplos como “The Fantastic Flying Books of Morris Lessmore
  4. Examen, síntesis y reagrupamiento de aplicaciones (HTML5 o Apps) que permitan un tratamiento inteligente, de nicho y de reuso de la información.
  5. Examen de variantes híbridas o transmedia (siguiendo el balizamiento hecho por Carlos Scolari en Narrativas transmedia que permitan integrar usos activos y pasivos de la lectura en distintos niveles de edad y en estadios de comprensión crecientes
  6. Diseño y reapropiación de aplicaciones dinámicas (Evernote, Instapaper, etc) que permitan ampliar la autorìa y generar nuevas estrategias de producción de información
  7. Examen de usos visuales de la información (muy especialmente TED Talks, o el GapMinder For a fact-based world-viewde Hans Grossling) y su reutilización en algunos ítulos de las colecciones actualmente existentes en papel.
  8. Uso de herramientas de lectura automática aplicadas a grandes corpus de texto para identificar tendencias globales de interés para lectores y editores
  9. Creación de un Master de Edición en Humanidades Digitales asociado a a una Facultad de Ciencias y otra de Humanidades, si posible a escala iberoamericana.
  10. Creación y replicación de un Lab de Humanidades Digitales como dispositivo de socialización y alfabetización digital que permita generar debates, estrategias, formatos y aporte a la construcción de una cultura digital masiva

El espíritu de los PrintLabs es generar las condiciones para lograr los 10 objetivos mencionados mas arriba.

Referencias

One Response to “PrintLabs: Laboratorios de hackeo textual”

Deja un comentario

 

Últimos artículos

Big Brain Project

Todos somos inventores*

Abrir la caja negra